Consejo de Administración

Presidente y Fundador

Dra. Fabiana Miele

Vicepresidente

Dra. Verónica Herrero

Secretario

Dr. Jorge Ninno

Tesorero

Dr. Augusto Bernardino

Palabras del Fundador

Bienvenidos.

Cuanta satisfacción es poder ofrecerles la Web Oficial de Fundeccu Argentina, hoy renovada en forma total y que gratificante es poder unir a muchas personas de lugares distantes con un interés común en este espacio.

20160210_105148 f (1)

Varios años han pasado desde aquella tarde en donde me encontré en mi consultorio frente a frente con una persona que padecía un complejo caso de Enfermedad Intestinal Inflamatoria. Ese día, sin saberlo cambiaría todo mi mundo y mi historia profesional y desde ese año en 1999, solo se dibujó un camino, una decisión irrevocable de esto que hoy existe y es FUNDECCU ARGENTINA. Esa misma tarde me pareció comprender que los médicos teníamos mucho más por hacer y que teníamos algo más para dar.

España fue la referencia a seguir, un ejemplo a quién imitar, porque ya tenía recorrido y ganado un terreno deseado por todo aquel vinculado de alguna manera a la EII. España fue generosa conmigo y por ende con toda la comunidad de pacientes con EII de Argentina.

Se inicia así esta ruta de búsquedas y de pasión, de logros y de obstrucción, de momentos buenos y otros no tanto. Se inicia así un camino silencioso a los ojos de casi todos, menos ante los tantos ojos que luego se repitieron en ese mismo consultorio, los ojos de las personas que conviven con EII. Muchos años han pasado hasta encontrar las respuestas de porque este camino debió ser así y no de otro modo. Muchos años han pasado hasta entender porque la lógica era ilógica.

Sólo tengo palabras de agradecimiento para muchísimas personas. No haría justicia con solo nombrarlas, esas mismas personas se encuentran hoy en este equipo de trabajo y me siento honrada por su presencia. Todas y cada una de ellas están en el Comité Organizador, en el Comité Asesor, en los Grupo Fundeccu, en el Consejo de Administración y muy cerca. Gracias a cada uno de ustedes, porque primero han creído en mi persona y un paso después en el alma de este Proyecto.Es difícil agradecer cuando uno tiene tanto que decir, pero me siento bendecida y privilegiada de poder tener tantas personas valiosas alrededor.

Una mención aparte doy al apoyo incondicional de mi familia, mi esposo y mis hijos, quienes son el pilar fundamental de sostén para seguir, sin ellos nada hubieran sido posible. Ellos han tomado el tiempo utilizado en este trabajo no como tiempo robado, sino como tiempo compartido, ya que vivencian y participan en cada idea, caminan el proyecto y vivencian junto a todos nosotros los resultados.

En estos años creo haber entendido lo que las personas que conviven con EII necesitan, que creo que es mucho menos de lo que pensamos y mucho más de lo que creemos.

Creo que ellos necesitan médicos que se posicionen justamente al lado de ellos y no por encima, necesitan una atención integral, requieren el compromiso, unión y trabajo en equipo de profesionales de la salud. Pienso en la importancia de acercar información, asesorar en todos los aspectos que hagan posible una justicia social, que seamos sus voces en la difusión de la EII en la sociedad y que los representemos gubernamentalmente. Siempre estaré convencida de que nuestra tarea no termina en las acciones netamente científicas, creo que debemos trabajar más allá del consultorio. Acompañemos sin perder el verdadero sentido de nuestra profesión que es SERVIR.

Entiendo que es nuestra obligación como médicos luchar unidos y despojados de nuestros egos e intereses, para asegurarles equidad e igualdad de atención especializada en EII en este País geográficamente extenso, porque ellos no desean dejar sus familias, sus vidas, sus casas, su mate argentino, quieren atenderse con alta calidad en donde viven o al menos poder elegir dónde hacerlo.

woman-865111_960_720

Alguien me dijo que todas las miradas son importantes, pero sin dudas las miradas de las personas con EII son miradas en la cuales, detenerme de manera específica, me permitió no perder jamás el rumbo y el eje, esas miradas hicieron que no crea en falsos éxitos y que mis pies permanezcan en la tierra sin olvidarme de por qué y para quién trabajo, más allá de sorpresivos vínculos de un mundo completamente irreal y tan volátil como el viento, por ello esas miradas lo son todo para mí y me permitieron evaluar resultados porque ellas no mienten.

Gracias a los ojos y la mirada de él, el paciente que me hizo ver todo distinto aquel día, la mirada que comenzó todo…

No les fallemos y sigamos adelante en nuestro trabajo de asociarnos para ser más y mejores personas, ya que si eso logramos seremos mejores profesionales.

Dra. Fabiana Miele

Visita mi Blog