Fundeccu Magazine

Fundeccu Magazine

Revista trimestral de descarga GRATUITA donde encontraras contenido de interes, las actividades realizadas y el calendario con las que vendran y muchas cosas más. No dejes de leerla!

Qué es la EII

Qué es la EII

Dra. Fabiana Miele

Médica Especialista en Gastroenterología
Clínica Pasteur, Neuquén Argentina
Presidenta de Fundeccu

ES DE UTILIDAD QUE APRENDAS LAS MANERAS EN LAS QUE SE ABREVIA Y SE HACE MENCION A LA ENFERMEDAD INTESTINAL INFLAMATORIA:
EN ESPAÑOL: EII
EN INGLES: IBD (Inflamatory BOWEL Disease)
La Enfermedad Intestinal Inflamatoria (EII) es una afección crónica del Aparato Digestivo, que por el momento no se puede curar pero si controlar adecuadamente por distintos medios.

LA EII TIENE UN IMPACTO SOCIAL, LABORAL, SEXUAL Y EMOCIONAL MUY ELEVADO EN LAS PERSONAS QUE CONVIVEN CON ELLA.

Al referirnos a EII estamos incluyendo a las siguientes entidades:

  • COLITIS ULCEROSA
  • ENFERMEDAD DE CROHN
  • COLITIS INDETERMINADA
  • COLITIS INCLASIFICABLE

La EII NO ES UNA ENFERMEDAD PSICOSOMATICA, es decir; que no es una enfermedad producida por los nervios o porque somos o estamos nerviosos. Tampoco se produce porque nuestra personalidad nos lleva a padecerla, es éste un mito que debemos desterrar de manera absoluta y definitiva y que ocasiona una culpa muy grande en las personas que la padecen haciéndoles responsables de la autogeneración de la dolencia, conllevando a una insuficiente compresión por parte del círculo social que los rodea.
Esto se pensó porque es conocido que el estrés puede ser un factor desencadenante de Brote en EII y porque el descanso o alivio del estrés favorece generalmente la evolución de la EII.
La EII afecta el tracto digestivo y en algunas ocasiones puede manifestarse fuera del mismo y NO ES UNA ENFERMEDAD INFECCIOSA NI CONTAGIOSA.
Al referirnos a Enfermedad Inflamatoria, no estamos significando que inflamación es sinónimo de hinchazón o distensión, sino que esto implica que hay una situación de aumento de células productoras de sustancias inflamatorias que son los glóbulos blancos y que solamente pueden verse en el microscopio a través del estudio de los tejidos (biopsias).
EL SINDROME DE INTESTINO IRRITABLE NO PERTENECE a la EII, ya que su alteración está en la motilidad digestiva, en la incoordinación de movimientos y es más benigna. Pero si puede suceder que una persona con EII tenga además Síndrome de Intestino Irritable.

Inmunosupresores en EII

Inmunosupresores en EII

oaquín Montero

Jefe de Residentes de Gastroenterología

Hospital Provincial del Centenario, Rosario

Voy a intentar contestar las preguntas más frecuentes en el consultorio con respecto a los inmunosupresores:

¿Cuáles son las drogas llamadas inmunosupresores?

  • Azatioprina
  • Mercaptopurina
  • Metrotexato
  • Ciclosporina
  • Tacrolimus
  • Micofenolato mofetil

Los más frecuentemente usados son los dos primeros, la Azatioprina (también llamada por su nombre comercial IMURAN) y la Mercaptopurina (o 6-mercaptopurina o PURI-NETHOL) por lo tanto van a ser las dos drogas de las que les voy a contar un poco más.

¿Por qué estoy en tratamiento con este medicamento?

Hay dos indicaciones claras para indicar estas drogas:

  • Recaídas frecuentes bajo tratamiento con Mesalazina: Por eso también se las denomina drogas de “segunda línea”, ya que el inicio del tratamiento es en la mayoría de los casos con Mesalazina.
  • Para ayudar a reducir o suspender los corticoides: por lo que también reciben el nombre de “ahorradores de corticoides”.

¿Cómo actúan la Azatioprina y Mercaptopurina?

El sistema inmune son células importantes para la lucha contra las infecciones. Está formado por  los glóbulos blancos y entre la variedad de ellos, los llamados Linfocitos, tienen especial importancia en el desarrollo de la EII. En algunas circunstancias este sistema de defensa ataca los propios tejidos del cuerpo y se dispara una inflamación crónica, como la que se encuentra en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), dañando los propios tejidos del cuerpo.

La azatioprina y mercaptopurina  reducen esta inflamación al disminuir el exceso de actividad de las células del sistema inmune. Pero, al disminuir la actividad de las células que participan de las defensas de nuestro organismo, también predisponen a algunas infecciones.

¿Cuánto tiempo tardarán en funcionar?

No funcionan de inmediato. Puede tomar desde 2 semanas y hasta 6 meses antes de que usted note algún beneficio, por lo que hay que tener un poco de paciencia y no pensar que no le están haciendo efecto.

¿Cómo se toman?

Una vez o dos veces al día, después de la comida. Si olvida una dosis, debe tomarla tan pronto como lo recuerde.

Las dosis dependen del peso del paciente, por lo que verán que entre ustedes las dosis pueden ser diferentes:

  • Azatioprina: entre 1,5 mg y 2,5 mg por kilogramo de peso corporal por día.
  • Mercaptopurina: entre 0,75 hasta 1,5 mg por kilogramo de peso corporal por día.

¿Cuánto tiempo tengo que tomarlas?

Si responden bien a la azatioprina o mercaptopurina usted debería  seguir tomándola por años, siempre que las  pruebas de monitoreo de sangre  sean satisfactorias y usted no desarrolle ninguna reacción adversa grave.  La azatioprina o mercaptopurina pueden seguir siendo eficaces durante al menos cinco años y posiblemente más tiempo.

Por lo tanto, siempre debemos balancear entre la buena respuesta y los efectos indeseables.

¿Qué controles se necesitan?

Estos fármacos pueden suprimir la función normal de la médula ósea y en ocasiones puede causar problemas hepáticos.

Por lo tanto, los controles necesarios serán: un conteo sanguíneo completo (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) y función hepática.

Al principio los controles serán semanalmente, luego mensualmente hasta que esté en su dosis de mantenimiento, y finalmente, trimestral.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios y precauciones que debo tener?

Pueden causar náuseas, vómitos y pérdida del apetito, en especial durante las primeras semanas. Como recomendación, tomarlas después de comer o en dosis divididas puede ayudar.

En ocasiones provocan diarrea, es importante prestar atención ya que se puede confundir con un empeoramiento de la enfermedad.

Pueden dar una enfermedad similar a la gripe con fiebre y dolores en los huesos.

Como dije previamente, pueden predisponer a las infecciones por lo que se debería evitar el contacto con personas con infecciones.

Pueden causar mareos, por lo que debe evitar manejar hasta comprobar como “le caen” las pastillas.

Pueden aumentar la sensibilidad de la piel al sol y riesgo de desarrollar algunos tipos de cáncer de piel, por lo que se recomienda usar protector solar cuando se exponga al sol.

¿Puedo vacunarme, mientras estoy tomando inmunosupresores?

Es una muy buena idea vacunarse contra algunas infecciones, pero hay que tener en cuenta que hay algunas vacunas hechas con “virus vivos”. Estas vacunas de virus vivos no deben ser aplicadas porque, al estar inmunodeprimidos, podrían desarrollar una infección.

  • Vacunas de VIRUS VIVOS: Triple viral, Fiebre amarilla, Rubeola
  • Vacunas de VIRUS MUERTOS O SIN VIRUS: Gripe anual, Vacuna contra VHB, Antitetánica, Anti-pneumococo.

Es recomendable que siempre el gastroenterólogo trabaje junto al Infectólogo en todos los casos.

¿Puedo tomar otros medicamentos junto con azatioprina o mercaptopurina?

Hay medicamentos que interactúan con estas drogas, aumentando o disminuyendo la cantidad de los inmunomoduladores en sangre. Y no sólo medicamentos, sino también hierbas y medicina alternativa. Por lo tanto, siempre antes de tomar algún medicamento debe consultar a su médico.

El alcohol podría aumentar los efectos indeseables, por eso, en general, lo mejor es evitarlo.

¿Pueden afectar la fertilidad o el embarazo?

En general no disminuyen la fertilidad y no afectan el embarazo. Se cree que es mayor el riesgo de una mujer reactivada de su EII durante el embarazo que el potencial daño al feto. Por lo tanto, la recomendación es continuar tomando la medicación.

¿Qué hay acerca de la lactancia?

Se sabe que muy poca droga se secreta en la leche materna y no hay evidencia de daño en los hijos de madres que han amamantado.

Cuidado de Niños con EII

Cuidado de Niños con EII

Dr. Alejandro Costaguta
Pediatra Gastroenterólogo. Pediatra Hepatólogo.
Servicio de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición.Sanatorio de Niños. Rosario, Santa Fe. Argentinags.

CONSIDERACIONES ESPECIALES EN EL CUIDADO DEL NIÑO CON ENFERMEDAD INTESTINAL INFLAMATORIA

La EII puede presentarse a cualquier edad.
Si bien ha sido diagnosticada excepcionalmente en niños muy pequeños, es más frecuente que se detecte en la edad escolar, y, especialmente, en la adolescencia. Datos de una encuesta reciente realizada en nuestro país, muestran que durante 1 año se diagnosticaron 50 nuevos pacientes pediátricos, con una frecuencia aproximada de 1 caso cada 100.000 individuos menores de 18 años de edad.

Los niños y adolescentes con EII representan un grupo especial dado que, a diferencia del adulto, se encuentran en una etapa de crecimiento y maduración que pueden verse afectados si la enfermedad no está bien controlada. Por este motivo es muy importante cumplir con los controles periódicos en donde el médico evalúa entre otros aspectos el peso, la estatura y el desarrollo sexual, cuando corresponde La EII es una enfermedad crónica pero controlable mediante tratamiento específico. No es contagiosa, y no afecta la duración de la vida de quienes están afectados. Una característica notable es que en la mayoría de los casos presenta periodos inactivos prolongados permitiendo desarrollar una actividad normal la mayor parte del tiempo.
Durante los períodos de actividad la enfermedad se puede presentar con dolor abdominal (”cólicos” o “retortijones”), diarrea (ocasionalmente con sangre), urgencia para evacuar, pérdida del apetito, decaimiento y fiebre. En esos períodos el médico suele ajustar el tratamiento, aumentando la dosis de los medicamentos o agregando otros nuevos, con lo que es habitual que el problema se controle rápidamente.

EL NIÑO CON EII EN LA ESCUELA:

Es muy importante que la actividad escolar se mantenga lo menos afectada posible. Para ello, es conveniente informar sobre aspectos básicos de la enfermedad a todo el personal escolar que pudiera estar involucrado en el trato diario con el niño (maestros, autoridades, personal auxiliar, etc.). Un aspecto fundamental a considerar es el acceso fácil a baños que cuenten con adecuada privacidad y limpieza. La necesidad de usar los sanitarios puede ser imperiosa, por lo que se debe acordar un permiso previo para facilitar su uso inmediato. Si es necesario debe permitírsele acceder a baños privados u otras instalaciones reservadas dentro de la escuela. Este acceso debe estar garantizado de antemano, y el niño ubicarse en asientos cercanos a la puerta del aula, para facilitar la salida sin demora y sin llamar la atención del resto de los compañeros. Dependiendo de la edad, es conveniente disponer de un teléfono de contacto de un familiar, para concurrir a auxiliar en caso de incontinencia accidental (“no llegar a tiempo al baño”). A los niños mayores se les puede proveer de algunos elementos de higiene, y ropa interior adicional de recambio en caso que se necesite.
Durante los exámenes escolares es posible que el niño haga uso del baño más que lo habitual. La tensión emocional relacionada con la prueba puede ser la responsable. Debe permitirse la salida del salón sin restricciones, prolongando el tiempo disponible para completar la prueba.
Es posible que la dosis de algunos medicamentos coincida con el horario de actividad escolar. En este caso debe facilitarse la tarea, sin necesidad de interrumpir la hora de clase.
No existe ninguna restricción para desarrollar actividades físicas junto con sus compañeros, excepto, probablemente, durante los períodos de actividad de la enfermedad, durante los cuales el niño puede presentar decaimiento, debilidad muscular, dolores de abdomen y la necesidad de uso frecuente del baño. No obstante, estos períodos suelen ser de breve duración y con poco impacto a lo largo del año, por lo que debe estimularse la participación en dichas actividades. Esto contribuye decididamente a la sensación de sentirse bien y en control de la enfermedad.
En ocasiones son notables algunas alteraciones de la conducta y cambios en la personalidad del niño con EII. Es importante destacar que estos cambios suelen ser la consecuencia y no la causa de la enfermedad. Los empeoramientos transitorios de los síntomas digestivos durante situaciones de stress, suelen mejorar al desaparecer la causa de la tensión emocional, y se controlan bien con medicamentos específicos, o ajustes transitorios en la dieta.
Es muy importante que los padres aprendan a distribuir el tiempo de atención del niño afectado con el resto de las actividades del hogar, lo que incluye especialmente a los otros hijos. La enfermedad no debe verse como un obstáculo a las relaciones entre los miembros de la familia. Se debe discutir abiertamente el problema sin afectar la intimidad del paciente, integrando a todos en el manejo de las situaciones que acompañan la vida cotidiana.

EL ADOLESCENTE CON EIIjoy-284528_960_720

La adolescencia es un período muy especial de la vida, y el padecimiento de una enfermedad crónica, a menudo impacta de manera significativa.
Durante esta etapa de formación de la personalidad, la afectación de la imagen corporal que puede derivar de la enfermedad y sus tratamientos juega un rol fundamental en el deterioro de la autoestima. En esos momentos es importante recordar que los cambios físicos suelen ser transitorios y reversibles.
Es frecuente observar una actitud de ocultamiento y vergüenza de parte del paciente, a menudo relacionado con las dificultades que prevé al salir de la seguridad de la casa (disponibilidad de baños confortables, posibilidad de episodios de incontinencia), lo cual es más marcado durante los primeros meses después del diagnóstico. Es importante ayudar al adolescente a enfrentar la situación evitando el aislamiento y promoviendo la integración con sus pares. Debe respetarse la decisión del paciente acerca de cuánta información acerca de su enfermedad y con quiénes compartirla.
Una vida social plena puede lograrse manteniendo el adecuado control de la enfermedad a través del cumplimiento con el tratamiento indicado, y utilizando algunos recursos simples como son:
– Prever la ubicación de baños en cercanías de donde realizarán las actividades.
– Disponer una mochila con ropa limpia y elementos de higiene, junto a bolsas herméticas para guardar la ropa que pudiera ensuciarse.

– Analizar con el médico de cabecera la posibilidad de utilizar medicamentos preventivos, como la loperamida, que ayudan a mejorar los síntomas ingiriéndolos antes de salir a reuniones sociales.
No existe ninguna evidencia a favor de hacer dietas especiales en los pacientes con EII. Sin embargo, especialmente en los períodos de actividad puede ser necesario observar estas recomendaciones:
– Comer raciones más pequeñas, más frecuentes.
– Reducir ingesta de grasas, fritos, alimentos de alto contenido de fibras, lácteos, infusiones y gaseosas.
– Evitar aquellos alimentos que claramente se asocian con síntomas (esto varía con cada persona).
– Comer algo antes de salir de casa para ir con poca hambre a la reunión prevista, si no se está seguro del tipo de alimento que se dispondrá.

EL FUTURO

Existe un interés creciente en desarrollar nuevos tratamientos, y, en todo el mundo, científicos y expertos trabajan intensamente en descubrir la causa y posible curación de la Colitis Ulcerosa y la Enfermedad de Crohn.
Los métodos diagnósticos y los tratamientos actuales son mucho mejores que los disponibles algunos años atrás, y continuarán mejorando en los años por venir. Por este motivo, mantener una actitud optimista no sólo es el mejor remedio, sino también un enfoque objetivo de la realidad futura para los pacientes con EII y sus familias.
Contactarse con asociaciones de ayuda, como FUNDECCU, permite acceder a una mejor calidad de atención de todos los problemas relacionados con la vivencia diaria de la EII, compartiendo experiencias y enriqueciéndonos mutuamente en el intercambio.

Síntomas de la EII

Síntomas de la EII

Dra. Fabiana Miele

Médica Especialista en Gastroenterología

Clínica Pasteur, Neuquén Argentina

Presidenta de Fundeccu

 

Los Síntomas en la EII son muy similares tanto en la COLITIS ULCEROSA como en la ENFERMEDAD DE CROHN, ambas comparten muchas de las manifestaciones.Los síntomas pueden ser: 

 

SINTOMAS DIGESTIVOS

 

DIARREA: La EII comienza generalmente con diarrea con sangre, muchas veces se interpreta como una gastroenteritis que tarda en curarse más de lo esperado. La diarrea puede no tener sangre en todas las evacuaciones, pero existe en la mayoría de ellas.

 

 Ocurre muy frecuentemente, que la persona ingiere algún alimento e inmediatamente corre hacia el baño a evacuar. Es habitual que se culpe a ese último alimento como el causante. Lo que en realidad ocurre, es que hay una activación o exageración en un reflejo que normalmente todos tenemos, llamado Gastro-Cólico. Este reflejo produce activación de los movimientos intestinales ante la llegada de alimentos al estómago y se encuentra sobreactivado en la EII.

 

 MUCORREA: Muchas veces existe la necesidad urgente de ir al baño y solo ocurre la eliminación de moco o una especie de gelatina. La mucorrea es frecuente pero no implica severidad.

 

 CONSTIPACION o ESTREÑIMIENTO: Es realmente poco frecuente, aproximadamente en el 10% de los casos.

 

 URGENCIA PARA IR AL BAÑO: El recto es la parte final del intestino grueso y su función es actuar como un reservorio.

 

 Esto significa que mantiene la materia fecal, cuando la cantidad de la misma llega a un determinado volumen se desencadena el reflejo evacuatorio; y si el momento es socialmente aceptable se produce la defecación.

 

 

Cuando el recto está enfermo por la EII se encuentra ¨irritado¨ Inflamado y con muy poco volumen se produce la sensación de querer evacuar, aun casi sin contenido en el recto. Esa es la razón por la cual muchas veces hay deseos incontenibles que culminan en la evacuación de escasa cantidad de moco o sangre o sencillamente nada, fenómeno llamado TENESMO  o puede ser de tipo cólico o espasmo.

 

También puede ser de distribución general y difusa en todo el abdomen o localizarse en alguna región particular y puntual.

 

 

 

FIEBRE – MAL ESTADO GENERAL – DECAIMIENTO – CANSANCIO ADELGAZAMIENTO – FALTA DE APETITO –AFTAS ORALES

RETRASO DE CRECIMIENTO EN NIÑOS

 

 

 

 

SINTOMAS NO DIGESTIVOS

La EII presenta manifestaciones fuera del aparato digestivo por mecanismos inmunológicos. Se llaman MANIFESTACIONES EXTRAINTESTINALES.

Los órganos más frecuentemente implicados son:

ARTICULACIONES – PIEL – OJO – HÍGADO

ARTICULACIONES: El dolor articular es un ¨compañero¨ frecuente en los brotes de EII. Estos dolores se llaman ARTRALGIAS y pueden cursar con dolor solamente o con hinchazón y enrojecimiento de la articulación. Las ubicaciones más frecuentes son las grandes articulaciones: rodillas, tobillos, codos, muñecas.

Si esto ocurre, y una mañana repentinamente levantas con una rodilla roja, hinchada y dolorida recurre a tu Gastroenterólogo que sabrá que hacer.

Muchas veces se acude al Traumatólogo porque los pacientes sin información no conocen la vinculación con la EII y si no se le menciona a este profesional el antecedente es posible que indique efectuar una punción de líquido articular pensando en una infección.

Estos episodios no son infecciosos y solo se conseguirá infectar una articulación comprometida por un fenómeno de autoagresión inmunológica.

El compromiso articular es una expresión de Actividad de la EII.

Afortunadamente hay tratamientos adecuados para aliviar estos síntomas.

PIEL: Como en la mayoría de las manifestaciones extraintestinales ocurren cuando la persona se encuentra en brote.

 

 

 

Podemos mencionar dos tipos de problemas que se encuentran con mayor frecuencia: ERITEMA NODOSO y PIODERMA.

Eritema Nodoso: Son lesiones que aparecen mayormente en cara anterior de pierna, parte posterior de antebrazo, aunque en otros sitios también. Comienza como ¨granito¨ o nódulo rojo, duro, redondeado y doloroso. Pero el tiempo se prolonga y esto empieza a preocupar.

Pioderma: Son lesiones que tiene un aspecto más deprimido o ulcerado y que tiene posibilidades de tratamiento.

Es importante no desconocer que es el eritema nodoso y el pioderma son la expresión de nuestro aparato digestivo y que indica que requiere atención. Por ese motivo es vital que consultar al gastroenterólogo, ya que quién se dedica a EII no pasará por alto estas imágenes.

EL ERITEMA NODOS Y EL PIODERMA GANGRENOSO MUCHAS VECES SON CONFUNDIDOS CON PICADURAS DE INSECTOS Y SE PIERDE UN TIEMPO VALIOSO EN EL TRATAMIENTO.

 Un paciente informado es el mejor aliado de un médico dedicado a EII.

 OJOS: Ocurre el llamado OJO ROJO, como una especie de conjuntivitis pero que no es infeccioso en este caso. La parte blanca de ojo se encuentra irritada.

HIGADO: El compromiso en hígado no será causante de síntomas. Solamente tu gastroenterólogo comenzará a ver alteraciones en el análisis de sangre y pedirá más estudios.